Se produjo un error en este gadget.

11 de junio de 2008

Lost in Translation >> Found the Translation


Reconozco que soy bastante maraca para ver películas. Cualquier pelotudez me afloja los mocos, por eso no me gusta mirar pelis con mucha gente, salvo que hablemos de batman, siperman o X-men. El resto, por más barato que sea el golpe bajo me caga. Muchas veces mi mujer me pregunta incrédula "¿estás llorando?". "No", le respondo inhalando mocos, camuflándome con mi senusitis crónica.

Las películas que amo están en una zona intermedia, o distinta, que todavía no logro definir o etiquetar (si, si, no me rompan, a mi me gusta etiquetar!). No son de sábados de super acción, ni de madres confesando su cáncer terminal a sus hijos. Son películas con un elevado grado de sensibilidad, que sin dar golpes de efecto logran dejarme altamente sensibilizado. Me dejan el nervio expuesto. Cuando termino de verlas me siento como si estuviera listo para escribir los versos más tristes esa noche, listo para besar sin usura sus pies fríos, los de ella, listo para cometer más errores, para andar descalzo a principios de primavera y seguir descalzo hasta otoño.[*]

Hay varias, no se si muchas. No se si es mi preferida, creo que si. Perdidos en Tokyo (Lost in Translation) me provoca todo eso. Podría decir que me deja erotizado, para no seguir robando palabras ajenas. Dado vuelta, invertido, con las costuras para afuera.

Ayer TNT tuvo la deferencia de pasarla, y yo el placer de verla por vez mil. Y como cada vez, su final abierto me dejó un gusto melancólico. Un sabor triste de lo que mucho quise pero no fue.

Esta vez quedé perdido en tokyo por varias horas, y sin saber bien buscando qué, hoy gracias a youtube develé el misterio. Encontré abierta la caja negra de la escena final, con esas palabras íntimas, no compartidas, dichas al oido solo para ellos dos, dentro de un abrazo y selladas con un beso.

Sólo quería compartir ese secreto develado, que a partir de ahora mutará mi melancolía por sonrisas cada vez que vuelva a perderme en tierra nipón.


[*] por supuesto que estas líneas no son mías. Pertenecen a los tres más grandes poetas del cono sur. ¿Necesito decir quienes?

6 comentarios:

  1. now i know!
    y me deja mas esperanzada.
    gracias por traernos luz!
    beso.

    ResponderEliminar
  2. entendí el sentido real de la película la tercera vez, aunque creo qeu la primera fue por la mala compañía.

    ResponderEliminar
  3. A mi me parecio una cagada esa pelicula...
    Sera que fui a l cine, entre tardem y estaba en un estado algo euforico ese dia jaja
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. tengo muchisimo para decir. Red, sabes que te entiendo, no puedo parar de moquear en las peliculas que me dejan sin piel. esta es una de ellas sin dudas. tengo el problema que a mi no me importa que me miren llorar en las peliculas, lo que si cuando quedo en el estado que describis, no puedo hablar ni emitir sonido por un par de horas. esto me causa serios problemas cuando voy al cine socialmente.
    preferiria no saber que es lo que se dicen, asi que opto por no creerlo o imaginarme otra cosa. los escenarios son infinitos, prefiero no eligir ninguno.
    ultima confesion: ayer en Mexico llegue tarde y vi "hombre de familia" con nicolas cage, primo de la directora de lost in translation.
    "I need you to remember me...." llore como un enfermo, con mi mujer y mi hija al lado.

    ResponderEliminar
  5. Vaya, qué linda película... todo un secreto el final. Las maravillas de la tecnología digital.

    Yo también lloro como una marrana. Incluso es grandes películas de mierda, como Jamás Besada, no puedo evitar llorar a moco tendido...


    Abrazos, señor pececito...!

    ResponderEliminar
  6. ¿Sabe un cosa, Redfish? Siento casi total empatía por lo que usted dice en este post. Opino, sin embargo, que el final es mejor abierto, el secreto guardado; que la melancolía que sentimos todos los que tenemos al menos una pizca de sentimentalidad, le es intrínseca a la película. Sin ella, se pierde la magia, ésa magia para la que, agraciadamente, no hay palabras.

    Le confío que no me animé a terminar de ver ése video… la curiosidad, esta vez, no mató a la sombra de un gato gris.

    Gracias por este post.

    ResponderEliminar

Se produjo un error en este gadget.