Se produjo un error en este gadget.

19 de marzo de 2008

Escribir erotizado, vivir erotizado

Un nuevo amigo, de mi último relato opinó que era “demasiado cutre (...)” y que “debería ser más erótico (...)”.

Luego una vieja y apreciada amiga (me permito calificarla así a pesar de mi corta vida bloguera) dijo le inquietaba pensar q sucedera si me dedico a erotizar mis relatos.

Esto me despertó ganas de incurrir en climas narrativos más sensuales y erotizados. Pero la palabra “erotizar” me quedó zumbando en la cabeza y la almohada le negó la salida. Erotizar, erotizado, erótico. Repetí, repetí, relacioné y recordé.

Y recordé algunos ensayos de teatro en los que había tenido una buena pasada, y mi profesor que en su devolución me decía que yo había estado erotizado, con el texto, con el personaje. “Tu cuerpo estaba erotizado”.

Si en ese momento alguien me hubiera pedido que le explique qué había querido decir con la palabra erotizado creo que no habría podido. Sin embargo entendía a la perfección qué me había querido decir. Lo entendía por que lo sentía, reconocía en mí, la inercia de un cuerpo erotizado.

Por supuesto mi primera reacción, fue vincular la palabra erotizado con alguna faceta sexual de lo que había hecho, y mal interpretar su significado. Por unos segundos confronté mentalmente y refuté que no había hecho nada de ese tenor. Pero enseguida entendí que no era eso lo que me estaban diciendo.

O quizás si, pero entonces habría que definir con mayor precisión qué es un acto sexual y otorgarle un significado más general. Pero para hacer las cosas más clara dejemos lo sexual tal como lo conocemos (y creo que no hace falta explicar), y volvamos a este significado de lo erótico.

Erótico en su definición es sinónimo de sensual y carnal. Pero creo que no van estas acepciones en línea de lo que estoy buscando.

Yo más bien diría que un cuerpo “erotizado” tiene más que ver con un cuerpo que se entrega plenamente a tu tarea, un cuerpo inconsciente, que no se guarda un resto por si algo sale mal, que juega con todo lo que tiene, que disfruta de todo lo disponible, que establece una conexión sincera y absoluta con su objeto. Y un cuerpo así seduce, un cuerpo así convoca. ¿Entonces un cuerpo entregado, absolutamente pasional, disfrutando de lo que hace es un cuerpo erotizado? Creo que sí, y es por eso que verlo seduce, porque chorrea líbido, chorrea sangre, chorrea leche diría eurípides.

Entonces tomando en cuenta esta conclusión, ¿qué sería un relato más erotizado? En realidad, más que hacer esta pregunta me animo a hacer esta afirmación: al margen de que mis relatos sean buenos o no, de que convoquen o no, sí me animo a decir que mis relatos están erotizados, por el simple hecho de que al escribirlos mi cuerpo está erotizado.

Y al escribir esto me doy cuenta de lo afortunado que soy de seguir encontrando actividades que me erotizan. Que lindo sería lograr vivir erotizado.
Bueno, no se si esta definición es correcta, pero a mi me gustó mucho, y la adopté como propia y la quería compartir. Pero no fue más que eso, una pequeña reflexión. Para la próxima prometo intentar lograr un relato erotizado, pero el erotizado tradicional, el de verdad, je. En realidad estoy mintiendo, buscaré que no sea tradicional. Pero sí prometo erotismo, de algún tipo.

Feliz semana santa.

10 comentarios:

  1. asocio tu reflexion a momentos en que me he sentido plena, disfrutando de la actividad, del momento y es cierto. se vive tan intesamente que el cuerpo y mente son uno. uno mismo en su foto mas autentica.
    beso y feliz finde.

    ResponderEliminar
  2. Usar la palabra erotismo como sinónimo de entrega me gusta más.Me gusta resignificar palabras.

    La connotación sexual para mi es del ámbito de la privacidad.Es decir, mi mundo privado real.

    Paradójicamente, lo que se siente al leerte es una entrega audazmente objetivada que trasciende su objeto y el sujeto que la entrega, porque si fuera una entrega personal, te diría: ¿Te querés casar conmigo?

    Ahora, no sé si leiste este libro: se llama "¿Cómo lo escribo?" de Juan Carlos Kreimer, de Editorial Planeta y el que tengo es de 1992. Lo compré usado en una libreria este verano y me salió poco dinero (creo que 12 pesos).Por ahi encontrás algo que te sea útil. No creo que necesites aprender a escribir porque lo hacés maravilloso.

    Feliz Semana Santa.

    ResponderEliminar
  3. Se lo saluda RF!
    Escriba usted, como guste y de la manera que interprete el erotismo, será un placer leerlo...y muy interesantes los comentarios.

    Le dejo un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Y seguramente escribís erotizado en el sentido de que tu deseo te lleva a escribir y subir tus relatos en este blog.
    Un saludo y buen finde!

    ResponderEliminar
  5. Caigo acá desde la página de Vespertine.com.ar... Y me inquetó un poco el tema del post, porque en algún momento me hice algunas de las mismas preguntas. Quise escribir relatos no eróticos sino sensuales, dejando a la imaginación del lector la parte erótica-sexual del texto.
    El tema erótico en los relatos es algo delicado, porque hay una línea fina entre lo que es erótico, entendiendo la palabra erótico como algo que exita el apetito sexual, y lo que es sexual en sí, sin rayar en lo explícito, o vulgar.
    Prefiero pensar en lo erótico, como decía antes, desde el punto de vista sensual -relativo a los sentidos-, es mucho más aséptico, aunque no siempre lo aséptico sea lo mejor, por supuesto.
    Para algunos relatos, dependiendo del tipo, incluir algo de erotismo lo hace mucho más rico, porque le regala un plus, como algunos relatos de Anais Nin, por ejemplo, que son simplemente magistrales. Pero Anais era una escritora turbulenta, que destilaba la sensualidad a sus relatos desde su propia vida.
    Después de leer tus palabras pienso que el cuerpo erótico, como lo describes, sería perfecto para lograr el erotismo dentro del relato. Me gusta tu definición.
    Y creo que cualquiera puede opinar sobre lo escrito, pero sólo quien lo escribe sabe qué quiere significar, hasta dónde quiere llegar, cómo quiere dejarlo plasmado y, sólo él, tiene la facultad de decidir si cabe una cosa u otra.
    Me ha gustado este sitio, y seguro seguiré visitándolo.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. eso es espectacular, sobre todo porque recontacta con la naturaleza.


    es encontrar la actividad más propia y necesaria para prolongar la vida.

    ResponderEliminar
  7. noel: eso, exactamente eso

    cecilia: resignificar es otra palabra que me gusta mucho. Y me gusta aplicarla no solo a otras palabras. Por ejemplo relaciones, a veces está bueno resignificar relaciones.
    No leí el libro que me comentás, lo buscaré.

    Susana: gracias por su saludo.

    [myris]: todavía no tengo muy en claro qué me lleva a escribir. A veces me sorprendo escribiendo, y termino escribiendo cosas que no imaginaba en un principio. Creo que el erotismo lo encuentro al sentirme dentro de la historia que escribo.

    aqua: más que bienvenida. Quizás no me haya expresado con total claridad en algún tramo de la reflexión. Yo no me buscaba separar o marcar la diferencia entre un relato sensual/erótico y un reláto explícito o "quasi pornográfico". Sin embargo tu apreciación me parece muy interesante. En cuanto a Anaïs Nin no la había leído, pero tu comentario me hizo recordar que yacía descanzando en paz en mi biblioteca un libro de ella, su "Diario 1931-1934". Así que hoy lo tomé y empecé a leer las primeras páginas. Y ya te estoy agradecido.

    TVCA: no se si me animo a decir que prolonga la vida, pero si que hace más disfritable el trayecto que toca.

    Sds, RF.

    ResponderEliminar
  8. Coincido con la opinión de que escribir con el "cuerpo erotizado" es hacerlo con todos los sentidos. Mi comentario surgió a raíz de mis propias reflexiones en cuanto a lo sensual-erótico, porque me recordó que en algún momento escribí algo sobre el tema, aunque hace tanto tiempo que ya dejé las palabras olvidadas en un sótano, llenándose de polvo.
    ---
    Leer Anais Nin es un placer, por lo menos para mi. No he leído su diario pero, por lo que sé, no tiene desperdicio. Así que te recomiendo disfrutarlo, junto a una taza de café humeante, en un melancólico día de lluvia...

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Buscando mis propias palabras erotizadas fue que empecé con mi blog. Qué lindo leerlo en las tuyas.

    Saludos!
    Nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar

Se produjo un error en este gadget.